Vuelta al cole tras la COVID-19: ideas para crear espacios adecuados para estudiar en casa

En apenas dos meses los niños tendrán que volver al colegio y también, con más o menos dedicación horaria, estudiar casa. Los centros escolares están adaptándose a la nueva normalidad con las medidas higiénico-sanitarias necesarias para prevenir contagios, pero muchos padres están preocupados por cómo se desarrollará el nuevo curso. ¿Serán seguras las aulas? ¿Habrá un rebrote y un nuevo confinamiento?

Ivana González Mena, experta en decoración y tendencias y socia directora de Menamobel explica que cada vez son más los padres que acuden a las tiendas de muebles buscando soluciones para teletrabajar o para que sus hijos puedan estudiar con toda comodidad desde casa. “Han sido muchos días confinados, pegados a la pantalla de un ordenador para seguir las clases virtuales y muchos hogares no estaban preparados para ello. Sillas incómodas que han pasado factura a la espalda de los más pequeños, espacios que no estaban diseñados para seguir una rutina escolar diaria, una mesa de comedor que hacía las veces de pupitre, etc. No estábamos preparados para una pandemia y se ha improvisado mucho. Ahora, ante el temor a los rebrotes y a nuevos confinamientos con la llegada del otoño, muchos padres buscan adaptar su hogar para que tanto ellos como sus hijos no tengan que pasar por lo mismo”.

Dividir la habitación en dos: zona de descanso y zona de estudio

En este sentido, proponen preparar la vuelta al cole creando espacios adecuados para los peques de la casa. Para ello, en primer lugar, aconsejan delimitar una zona optima que potencie la concentración y el estudio. “Lo mejor es dividir la estancia en dos, zona de descanso y zona de estudio, ubicando ésta última en el lugar más luminoso. De este modo, conseguiremos que los niños no tengan que forzar la vista más de lo necesario y podrán concentrarse más fácilmente en la tarea “. La opción más interesante es aprovechar cada pared de la habitación para un fin, en una se ubicará la cama y el área de almacenaje y en la otra la zona de estudio. Las mesas esquineras son una elección muy acertada para diseñar un área para estudiar ya que permiten al niño disponer de mucho espacio y no sentirse agobiado.

Camas abatibles para lograr mayor amplitud

Uno de los problemas al que se han enfrentado muchas familias durante el confinamiento es al tamaño de su hogar. En las grandes ciudades, sobre todo en el centro, las viviendas disponen de menos metros cuadrados y eso ha hecho muy complicada la convivencia al tener que compartir espacio con los más pequeños para teletrabajar. Pero también existen soluciones para esos hogares, como las camas abatibles. Se trata de muebles polivalentes que tienen doble función, por el día transforman la habitación en un cuarto de estudios y por la noche en una zona de descanso. Las camas abatibles han evolucionado mucho en los últimos años y las soluciones que ofrecen son muy valoradas por los consumidores. En menos de un minuto, es posible transformar la habitación y ganar metros cuadrados.

Las literas o camas tren, una solución ideal para compartir habitación y zona de estudio

Pero… ¿Qué ocurre cuando dos hermanos comparten el mismo cuarto? “Hay que ingeniárselas para multiplicar los metros cuadrados” como asegura Ivana González. Para ello, aconseja optar por literas dejando espacio de esta forma para la zona de estudio. Al optar por las camas con altura, se despeja parte del espacio disponible que se puede utilizar como zona de juegos y de estudio. En este caso, se puede colocar una mesa corrida con dos puestos de trabajo para que cada niño disponga de su propio espacio. Es importante, en el caso de optar por esta fórmula que la habitación disponga de almacenaje suficiente para dos personas, los cajones al lado y bajo la cama, las estanterías y los armarios juegan un papel fundamental.