Vinotecas para el hogar

Aumenta la compra de vinotecas para el hogar en parte porque a causa de la crisis del coronavirus los hábitos de consumo de vino han cambiado. Si bien no han sido capaces de contrarrestar las pérdidas en el sector de la hostelería, las ventas de vino en supermercados ha crecido considerablemente y el sector online, de acuerdo con Vinetur, ha experimentado un crecimiento aún mayor en comparación con el año 2019.

El mayor consumo en los hogares, a su vez, ha provocado un incremento en el interés por las vinotecas para hogar. Como explica tiendavinoteca.com: “cada tipo de vino requiere de una temperatura y condiciones específicas para su conservación que no pueden obtenerse en un frigorífico tradicional”.

La importancia de una conservación adecuada

De acuerdo con la información recogida por Vinetur en este artículo, la temperatura y niveles de humedad idóneos son diferentes según el tipo y las características de cada vino. Por norma general, los vinos más jóvenes o con una graduación deben servirse a temperaturas más frías. También aquellos que resultan más ácidos, ya que el frío ayuda a reducir la intensidad de estos aromas.

Dentro de cada tipo de vino, los espumosos son los que deben conservarse en temperaturas más reducidas, de entre 6º y 8º C. Los blancos, de acuerdo a su acidez y su juventud, deben servirse entre los 7º y los 12º C, los rosados entre 10º y 12º C y los vinos tintos entre los 15º y los 18º.

Una de las principales ventajas que tienen las vinotecas para hogar, en comparación con los frigoríficos tradicionales es que están diseñados para mantener unos niveles de humedad más próximos a los de una bodega. Esto permite que el vino conserve sus cualidades durante más tiempo, especialmente cuando se coloca en posición horizontal. También es importante para que el vino se conserve de forma correcta durante periodos de tiempo más largos, que el tapón utilizado sea de corcho natural.