Trucos para limpiar el lavavajillas y prevenir malos olores

El lavavajillas se ha convertido para muchos en un electrodoméstico indispensable porque nos ahorra tiempo en el día a día y nos ayuda a mantener la cocina limpia y ordenada. Además, utilizar este aparato también es sinónimo de ahorro ya que las últimas generaciones de electrodomésticos están pensadas para reducir el gasto de agua y electricidad. En general, los electrodomésticos tienen muchas ventajas y si los utilizamos correctamente duran muchos años. Aquí te proponemos algunos trucos para limpiar el lavavajillas, evitar malos olores y alargar la vida útil de este aparato.

Trucos para limpiar el lavavajillas

¿Por qué hay que hacer una limpieza a fondo del lavavajillas periódicamente?

La limpieza a fondo de los electrodomésticos en el hogar es algo muy recomendado para garantizar el correcto funcionamiento del aparato y por cuestiones de higiene. Se necesita especial cuidado con los aparatos que utilizamos con objetos que desprenden suciedad, como el lavavajillas, la aspiradora o la lavadora.

En el lavavajillas los residuos de alimentos y grasa en los utensilios de cocina pueden atascar el filtro y, consecuentemente, reducir la eficiencia de lavado del electrodoméstico, causar la aparición de malos olores y mohos que no solo son desagradables, sino que pueden ser perjudiciales para la salud.

Otro aspecto que hace que la limpieza interna del electrodoméstico sea indispensable es la cal. Las impurezas del agua, igual que la suciedad, pueden acumularse y comprometer el correcto funcionamiento de la máquina.

Por todo esto, además de seguir las pautas para un correcto uso de los electrodomésticos y realizar una limpieza externa, periódicamente hay que hacer una limpieza a fondo.

Hoy en día, los electrodomésticos disponen de sensores y mecanismos inteligentes que detectan problemas e indican, entre otras cosas, cuándo ha llegado el momento de hacer un lavado. En la mayoría de los casos, también prevén programas de limpieza.

¿Por qué huele mal el lavavajillas?

La principal causa del mal olor del lavavajillas es la acumulación de suciedad en su interior. Los restos de comida representan una oportunidad para las bacterias y hongos que se alimentan de restos orgánicos y hacen que el electrodoméstico huela mal.

No cabe duda que los residuos de grasa y comida en los platos y cubiertos, lavado tras lavado, se acumulan y aumentan el riesgo de malos olores. Sin embargo, este problema puede darse incluso cuando el filtro está limpio, si dejamos el electrodoméstico cargado con platos sucios durante unas horas en verano, por ejemplo.

Trucos y consejos para limpiar el lavavajillas por dentro

Además del mantenimiento habitual (añadir sal y abrillantador, limpiar filtro y parte exterior del aparato), el lavavajillas necesita una limpieza a fondo aproximadamente cada tres meses. Para higienizar el aparato de la manera más eficiente puedes utilizar los productos naturales y los trucos que te proponemos a continuación:

  • Limpieza del lavavajillas con vinagre. El vinagre es un producto de limpieza natural bastante versátil que puedes utilizar para la limpieza de muchas superficies del hogar, siempre que no haya contraindicaciones. También puede ser un perfecto limpiamáquinas lavavajillas casero. Pero, antes de utilizarlo en los electrodomésticos, consulta las indicaciones del fabricante. Para la limpieza a fondo del lavavajillas introduce dos cucharadas de vinagre blanco en el apartado del detergente y selecciona un ciclo de lavado completo a altas temperaturas o un programa específico de limpieza, si tu lavavajillas dispone de uno.
  • Bicarbonato para limpiar el lavavajillas. Si te estás preguntando cómo limpiar el lavavajillas con bicarbonato, ¡es muy sencillo! Coloca dos cucharadas de bicarbonato en la parte inferior del aparato y haz lo mismo que hemos indicado para la limpieza con vinagre.
  • Piel de cítricos. Los cítricos, además de tener un aroma fresco, poseen acción desengrasante y son ideales para la limpieza de un lavavajillas muy sucio. Coloca las pieles en un saquito de tejido o directamente en la cestita de los cubiertos y programa el lavado como el que hemos indicado anteriormente. Recuerda eliminar las cáscaras cuando termina el lavado.

Desde luego, cuando realizas un lavado para higienizar el lavavajillas, el electrodoméstico tendrá que estar vacío. Además, antes de programar el lavado para la limpieza a fondo, te recomendamos:

  • Limpiar el filtro utilizando un cepillo de dientes para remover residuos y grasa acumulada.
  • Limpia la puerta en la parte inferior y las gomas laterales; también en estos puntos suele acumularse la suciedad.

En todo caso, evita productos químicos agresivos como la lejía y lee las instrucciones del fabricante para una correcta limpieza del aparato.

Consejos para mantener el electrodoméstico limpio y evitar malos olores

La acumulación de suciedad en el lavavajillas al cabo de un tiempo de uso es normal y puede favorecer la aparición de olores desagradables. Para prevenir que esto ocurra puedes poner en práctica estos consejos:

  • Remueve los residuos de grasa y alimentos de las vajillas con un papel absorbente antes de introducirlas en el lavavajillas.
  • Selecciona un programa de aclarado cuando colocas cubiertos en la máquina pero no los vas a lavar enseguida.
  • Coloca cada pieza en su sitio.
  • Añade sal y abrillantador cuando la máquina te lo indique o sigue las instrucciones del fabricante para programar cuándo se deben volver a llenar.
  • Revisa y limpia el filtro periódicamente.
  • Realiza una limpieza a fondo cada tres meses o cuando lo indique el fabricante.

Si sigues estas pautas, tu lavavajillas quedará limpio y evitarás la aparición de bacterias y olores desagradables. Y si aún así percibes estos aromas al abrir el aparato, ¡ahora ya ​​conoces varios trucos para limpiar el lavavajillas y evitar malos olores!