Trucos para dormir mejor en verano (sin aire acondicionado)

Se presenta un verano tórrido. Enfriar la habitación será necesario para dormir mejor cuando las altas temperaturas sean  las protagonistas de las noches de verano, ya que según algunos pronósticos, pueden  batir récords.

Ofrecemos algunos trucos para dormir mejor en verano si no dispones de aire acondicionado.

  1. Usar el ventilador adecuadamente
    Para enfriar la habitación y dormir mejor, apuntar los ventiladores  hacia afuera por las ventanas para que expulsen el aire caliente. Ajustar la configuración del ventilador de techo para que las aspas funcionen en sentido contrario a las agujas del reloj, tirando aire caliente hacia arriba y hacia afuera en lugar de simplemente removerlo por la habitación.
  2. Crea  corrientes de aire
    Enfriar la habitación también puede conseguirse instalando varios ventiladores para que el flujo de aire sea efectivo.
  3. Agáchate
    El aire caliente sube, así que coloca tu cama lo más cerca posible del suelo para combatir el calor si no es posible enfriar la habitación por otros medios.
  4. Apaga las luces
    Incluso las bombillas de  bajo consumo  emiten calor.
    Aprovecha al máximo la luz natural. Mantén las habitaciones frescas después del anochecer minimizando el uso de luces o incluso ninguna.
  5. Elige algodón para dormir mejor
    Guarda las sábanas de satén, seda o poliéster para el frío. La ropa de cama de colores claros hecha de algodón liviano (egipcio o de otro tipo) o lino es transpirable y excelente para promover la ventilación y el flujo de aire.
  6.  Los pijamas de algodón te ayudarán a conciliar el sueño más rápido. Y según una investigación, te ayudarán a relajarte en la etapa de sueño más profunda y reparadora mejor que otros tipos de telas.
  7. Refresca las sábanas.
    Mete las sábanas en el frigorífico o el congelador durante unos minutos antes de acostarte. (Primero introdúcelas en una bolsa de plástico) Por supuesto, esto no te mantendrá fresco toda la noche, pero te proporcionará un breve respiro del calor.
  8. Bolsa de agua fría
    Compra una bolsa de agua caliente, de las que se utilizan en invierno. Durante el verano, refréscala en la nevera o congelador para obtener una bolsa de agua fría apta para la cama. Este truco te puede ayudar a dormir mejor y sobre todo a conciliar el sueño antes.
  9. Buena hidratación
    Mejora la hidratación bebiendo un vaso de agua antes de acostarte. Dar vueltas, dar vueltas y sudar por la noche puede provocar deshidratación.
  10. Comidas ligeras
    En lugar de comidas abundantes y pesadas, opta por cenas más  ligeras, que son más fáciles de metabolizar. Tu cuerpo necesita mucha más energía para descomponer las proteínas que las grasas o los carbohidratos.