Smarts cities

Las Smarts Cities  son áreas urbanas que utilizan diferentes sistemas de información para recopilar datos. Los conocimientos adquiridos a partir de esos datos se utilizan para gestionar servicios de forma eficiente. Nueva York, Singapur, Londres, París o Bogotá, pero también, Málaga, Salamanca o Gijón, todas ellas son ciudades inteligentes, no importa el tamaño, la localización o su renta per cápita. Hoy en día las ciudades de todo el mundo han entrado en la carrera por incluir el calificativo inteligente como marca de ‘Smarts Cities.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en 2050 la población mundial ascenderá a 9.000 millones de habitantes, de los cuales el 70% vivirá en centros urbanos. Por ello es necesario que las ciudades evolucionen para un futuro que pueda dar respuesta a los grandes desafíos globales como el aumento de población, la eficiencia energética, la gestión del agua, el impacto de la polución o la escasez de ciertos recursos entre otros.

En España existe la Red Española de Ciudades Inteligentes compuesta por 83 miembros que suponen el 40% del total de la población española. Además, en el ámbito más local el Ministerio de Ciencia e Innovación apoya la Red Innpulso-Red de Ciudades de la Ciencia y la Innovación, al que están adheridos 72 municipios y supone un foro de encuentro de todos aquellos ayuntamientos que quieren avanzar en el camino para ser ciudades inteligentes e innovadoras.

Una de las Smart Cities  que apuesta por la innovación y cuenta ya con una larga trayectoria en su evolución es Gijón. Su evolución le ha llevado a crear diferentes escenarios para su desarrollo como ciudad inteligente con agentes como la Cátedra Milla del Conocimiento: Gijón Smart Cities, de la Universidad de Oviedo, o el espacio, “Conecta Gijón”, englobado en la iniciativa Gijón”DemoLAB desde donde se dan a conocer diferentes aplicaciones prácticas del internet de las cosas que ya cuentan con más de 1000 nodos en el municipio.

Según Luis Díaz, gerente de Gijón Impulsa, “todas las soluciones innovadoras deben partir de plataformas tecnológicas que permitan el intercambio de datos e información de todos los servicios y áreas que conforman una ciudad, llegando a centralizar su gestión según las necesidades cambiantes de la administración pública, del tejido empresarial y de la ciudadanía en general. Los resultados se traducen en una mayor calidad de los servicios públicos, una administración más transparente y eficiente, accesible e inclusiva, así como un mejor desarrollo económico, social y medioambiental”.