Record de producción de energía eólica

Nunca antes se había producido tanta energía eólica durante tres meses seguidos. Entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, los parques eólicos del territorio peninsular español produjeron 20 643 GWh de energía eléctrica, unos valores que suponen un récord histórico para la eólica peninsular. Este hecho ha conllevado que durante gran parte de estos meses se registraran precios muy bajos en el mercado ibérico de electricidad MIBEL. De hecho, el promedio del precio de MIBEL en febrero fue el más bajo del continente europeo después de casi siete años.

Las centrales hidroeléctricas reversibles

Las centrales de bombeo, que es como se conocen normalmente, tienen la capacidad de bombear agua a un emplazamiento superior consumiendo energía del sistema eléctrico y soltarla de nuevo más adelante generando electricidad. Por lo que, efectivamente, se consideran una tecnología de almacenamiento de energía.

La rentabilidad de las tecnologías de almacenamiento de energía reside en que la diferencia de precio entre el momento de consumir electricidad (comprar) y de generar electricidad (vender) sea suficientemente grande y cubra las pérdidas durante el almacenamiento y producción. En el caso de las centrales de bombeo, la eficiencia entre la energía consumida y la generada se sitúa alrededor del 70%.

Por ese motivo la presencia de la energía eólica en el mix de electricidad es un aspecto muy atractivo para las centrales de bombeo. No solo por el hecho de que con alta producción eólica los precios del mercado tiendan a ser más bajos y sea ventajoso para las centrales de bombeo consumir el exceso de producción que pueda haber, sino que, además, la variabilidad inherente al recurso eólico provocará que se alternen períodos de alta producción eólica y precios bajos, con otros de baja producción eólica y precios altos cuando será ventajoso vender la energía almacenada y suplir la posible falta de producción en el sistema eléctrico.

Así, los récords de producción eólica de los últimos meses han supuesto un aumento del almacenamiento y producción de energía por parte de las centrales de bombeo. Si bien no se han dado récords históricos, el consumo de electricidad por parte de las centrales de bombeo del territorio peninsular entre diciembre de 2020 y febrero de 2021 ha alcanzado los 1931 GWh, valores que no se alcanzaban desde el primer trimestre de 2016. Por el lado de la producción, las centrales de bombeo generaron 997 GWh durante estos tres meses, valores que tampoco se registraban desde la primavera de 2016.

En general, los picos de consumo y producción del bombeo coinciden con los episodios de alta producción eólica.