Objetivo: cero desperdicio en el colegio

La vuelta al cole es la culpable en muchos hogares de la cuesta de septiembre. Hay que comprar los libros, el material escolar, la ropa necesaria… ¡un dineral! Para subir la cuesta a buen ritmo y además ser respetuosos con el medio ambiente, este curso nos planteamos un objetivo ambicioso: cero desperdicio en el colegio.

De entrada parece difícil. ¿Cómo podemos conseguir nuestro objetivo de cero desperdicio en el colegio? Es importante atacar en todos los frentes en los que haya opción de mejora. A continuación, repasamos todas las acciones que puedes tomar. Seguro que ya aplicas alguno, o muchos, de estos consejos.

Cero residuos en el colegio

Vender, intercambiar, donar

Cualquiera de estas tres opciones es válida para dar una segunda vida a aquello que ya no te sirve pero que está en buenas condiciones. Por ejemplo, los libros de texto del año pasado, si están bien conservados, el chándal del colegio, si a tu hijo o hija se le ha quedado pequeño, la bata de los más pequeños…

En muchas escuelas, es la AFA (Asociación de Familias de Alumnos) la que se ocupa de organizar la estructura necesaria para que todo este material se aproveche. Si no es el caso de tu colegio, puedes hacerlo por iniciativa propia, proponiéndolo entre los conocidos que tengan hijos o hijas más pequeños o más mayores que los tuyos, o utilizando alguna aplicación de venta de productos de segunda mano.

Envases para el desayuno y el agua

Seguro que ya os lo han pedido en el colegio. Lo más importante: que no sean envases de usar y tirar. Ni papel de aluminio, ni bolsas de plástico, ni botellas de agua envasada o briks de leche o zumo.

El desayuno o la merienda pueden ir en un túper o en un envoltorio de bocadillos, de los que se lavan y se vuelven a usar. Y la bebida, en una botella térmica, que además mantiene tanto el frío como el calor.

Otra cuestión importante respecto al desayuno: ponle lo que sepas que se va a comer. Lo que no pueda acabarse, probablemente, acabará en la papelera.

Recicla todo lo que puedas

¿Has revisado las libretas que tus hijos utilizaron el año pasado? Puede que utilizasen únicamente la mitad de las páginas y puedan aprovechar el resto. Si es el caso, solo hay que retirar cuidadosamente las hojas utilizadas, para archivarlas donde corresponda, y voilà! Libreta nueva.

Lo mismo sucede con los colores y los rotuladores. Quizá gastaron solo los más comunes -el rojo, el azul, el negro…- y te puedas apañar comprando una caja pequeña. No siempre es necesario comprar la caja más grande, con todas las tonalidades posibles.

Y tampoco es necesario, claro está, cambiar la mochila y el estuche cada año, si están en buenas condiciones. Para darles otro aire, podéis dedicar una tarde a tunearlos. Hay mil trabajos manuales que podéis poner en práctica para reciclar. ¿Qué tal, por ejemplo, utilizar el papel de regalo que te ha sobrado de un cumpleaños para forrar algún libro de lectura?

Lo que tengas que comprar, que sea reciclado

Si tus hijos necesitan comprar algún producto para la escuela, lo ideal es que esté hecho con materiales reciclados, que se hayan fabricado de manera sostenible (sin emisiones de carbono) y que se pueda volver a reciclar cuando ya no se usen.

En el mercado encontramos algunos productos sorprendentes, que contribuyen al cuidado del medio ambiente y que seguro les van a gustar. Como el lápiz plantable, que acaba enterrado en una maceta y se convierte en verduras, hierbas o vegetales cuando es demasiado corto para seguir escribiendo con él.

Otros productos interesantes son las prendas de ropa y las mochilas hechas con material reciclado a partir de botellas de plástico, además de todo tipo de prendas de moda sostenible. Y también tenemos las pinturas y acuarelas hechas con materiales naturales… Busca en internet, encontrarás un montón de buenas ideas.

Educar para reducir y conseguir cero desperdicio en el colegio

No solo hay que cuidar el medio ambiente, también es importante enseñar a nuestros hijos a hacerlo. La educación es la base de la manera de comportarse de las personas. Inculcar a los niños y niñas buenos hábitos desde bien pequeños es algo que intentamos hacer todos los padres. Es importante que lo apliquemos también en el terreno de la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, solo así conseguiremos alcanzar nuestro objetivo de cero desperdicio en el colegio. Para ello, podemos:

  • Fomentar su amor por la naturaleza. Realizar actividades al aire libre, llevarles a la montaña, al campo, a la playa, conocer las especies animales y vegetales de su zona… Hay mil planes que les pueden gustar.
  • Explicarles por qué no se tiran ni la comida ni el agua.
  • Enseñarles a reciclar correctamente.
  • Enseñarles que incluso mejor que reciclar es reducir. Puedes hablarles de las 3R de la ecología: reducir los residuos que generamos, reutilizar y reciclar.