Las habilidades del profesional digital

COVID-19 cambió todos los planes y perspectivas que tenían las empresas y  ahora precisa un profesional digital para  2021. En efecto, la pandemia trastornó la realidad por completo, teniendo que ajustar las formas de trabajar, educarse, de hacer negocios, y ofrecer productos y servicios, cambiando por completo las habilidades necesarias del profesional en la nueva era digital.

Esta situación ha acelerado un proceso en el que se venía trabajando desde hace unos años, la digitalización, pero que no terminaba de arrancar. Aunque a día de hoy esta transformación está en producción, la maquinaria a veces se “atasca” por falta de conocimientos y coordinación.

El motivo principal de que esto pase es la doble orientación que tiene la transformación digital. Por un lado, consiste en la implementación de tecnologías que optimicen los procesos en la empresa, y por el otro, implica un cambio cultural profundo, lo cual requiere un cambio mental de la sociedad. Por ello, por mucho que se quiera internalizar la tecnología en una empresa para mejorar los procesos, si el empleado no está preparado ni capacitado para ello, va a ser un esfuerzo fallido.

Desatascar las herramientas

Es un hecho común que los profesionales se centran en aprender a utilizar las herramientas para gestionar proyectos o comunicarnos de manera digital. Pero ¿Son los trabajadores capaces de trasladar los datos y la información a los demás de manera eficiente? ¿Conocen las técnicas y saben comunicar sus conocimientos?

La demanda de habilidades para trasladar e interpretar dicha información es cada vez mayor en el entorno empresarial. Cada día más empresas de formación ponen a disposición de los profesionales todas aquellas habilidades que requieren las herramientas utilizadas por las organizaciones en su día a día para:

  • Aprender las técnicas para liderar, coordinar y planificar equipos.
  • Gestionar y resolver situaciones de manera eficiente.
  • Conseguir motivar, transmitir conocimientos y trabajar colaborativamente.
  • Desatascar la comunicación: Atraer, persuadir, convencer y negociar con los grupos de interés, tanto internos como externos.
  • Comunicarse mejor con el nuevo equipo, con la dirección y con los clientes y proveedores.
  • Definir y explicar de forma más clara sus objetivos, los resultados y el rendimiento de su equipo.
  • Coordinar reuniones, mejorar el ambiente de trabajo y motivar a otros.

Las empresas deben priorizar más que nunca la formación de sus trabajadores en las habilidades que demanda el mercado a fin de construir un equipo más motivado y mucho más productivo en su trabajo, haciéndoles sentir más valorados por su empresa. Con ese fin, se proveerá al alumnado de herramientas para afrontar estos nuevos retos profesionales y personales, por lo que estas técnicas les ayudarán a sentirse más seguro/as, tranquilo/as y eficaces en el nuevo puesto.