¿Cómo elegir la puerta de entrada a casa?

Según la normativa vigente, la puerta exterior de una vivienda debe tener un coeficiente de transferencia de calor determinado. El aislamiento térmico depende del diseño y de los materiales utilizados. Las puertas más gruesas con una mayor capa de material aislante, poliestireno, lana mineral o espuma de poliuretano, son más cálidas.

Para que una puerta de entrada ofrezca una buena protección contra el frío, también debe estar bien ajustada al marco de la puerta. Por lo tanto, son importantes las juntas en la unión entre la hoja y el marco, y una sección de umbral bien sellada.

Una puerta blindada cálida y hermética protege mejor la casa también en términos de acústica. A la hora de comprar, también hay que prestar atención al índice Rw (similar al que se utiliza al elegir las ventanas), que determina el aislamiento acústico, cuanto más alto sea, mejores serán las propiedades de amortiguación del sonido.

La resistencia al robo

¿Cómo mejorar la seguridad del hogar? Este es uno de los parámetros clave. Las puertas, al igual que las ventanas, se fabrican en seis clases de resistencia, del 1 al 6, cuanto más alta, mayor es la resistencia al robo. Las puertas blindadas de una clase inferior solo ofrecen una protección básica, mientras que las de una clase superior resistirán incluso si un ladrón utiliza herramientas de gran potencia para forzarlas. Estos modelos tienen una construcción sólida. El marco de la hoja está reforzado con barras horizontales o verticales de varios milímetros, y la puerta está revestida con chapa de acero y tiene pernos antirrobo, que se deslizan en los agujeros del marco de la puerta.

También hay cerraduras multipunto, situadas en varios lugares en toda la longitud de la hoja, y bisagras reforzadas y protegidas con tapas metálicas que protegen contra los cortes. Estas puertas se montan sobre un marco de acero que requiere un anclaje profundo en la pared.

¿De qué materiales están hechas las puertas exteriores?

¿Qué puertas exteriores elegir para una casa? Se puede elegir entre puertas de madera, acero, PVC, fibra de vidrio o aluminio. A menudo se utilizan diferentes materiales en el mismo modelo, por ejemplo, la hoja de acero está recubierta con una película de PVC, y los marcos de la hoja de PVC están reforzados con aluminio. Cada material tiene ventajas e inconvenientes:

  • Las puertas de madera tienen la ventaja de poseer un buen aislamiento acústico y la escasa dilatación térmica. La desventaja, la sensibilidad a los cambios de humedad
  • Las puertas de acero son muy resistentes a los daños, pero pesadas
  • Las puertas de PVC se caracterizan por una muy buena absorción acústica, aislamiento térmico, ligereza, facilidad de montaje y mantenimiento, pero después de los daños son difíciles de reparar
  • Las puertas de fibra de vidrio tienen muy buenos parámetros de aislamiento térmico y acústico, son ligeras, pero a la vez caras
  • Las puertas de aluminio proporcionan una muy buena absorción del sonido, pero no son muy resistentes a los daños mecánicos, como las abolladuras.

Las puertas exteriores pueden ser parcialmente acristaladas, para ello se utilizan cristales más resistentes. Pueden ser transparentes, mates, semitransparentes o fundidos (el método de su producción consiste en fundir en la masa de vidrio diversos vidrios de colores y óxidos metálicos).

Para que, entre más luz en el interior, se pueden colocar sobre-luces en forma de rectángulo, segmento de círculo, etc., por encima de la puerta. Sin embargo, hay que tener en cuenta que un acristalamiento grande supone un mayor riesgo de que la puerta sea forzada. Además, los cristales de las puertas no siempre coinciden con el alzado.

Otros requisitos de las puertas exteriores.

Según la normativa vigente, las puertas exteriores deben tener una anchura mínima de 90 cm y una altura mínima de 200 cm. Las puertas estándar son rectangulares y de una sola hoja, aunque no hay restricciones a este respecto: pueden, por ejemplo, rematarse con un arco si se solicita.

Las puertas pueden abrirse hacia el interior o hacia el exterior. Esta última opción es más ventajosa, ya que es mucho más difícil empujar la hoja fuera de las bisagras, además, este tipo de puerta es más hermético, ya que el viento lo presiona contra el marco.