Educación emocional infantil

Isabel Ortín, responsable del departamento de orientación de Logos International y de la Escuela Infantil y Guarderia de Las Rozas Logos Nursery, explica en que consiste la educación emocional.
“La educación emocional es la adaptación al contexto educativo de la inteligencia emocional. Las habilidades y competencias emocionales, independientemente de las características y personalidad del niño pueden ser entrenadas, desarrolladas y mejoradas. Estas habilidades tienen que ver tiene que ver con el reconocimiento y la expresión adecuada de las emociones, con el conocimiento de sus causas y consecuencias, y con la influencia que estas pueden tener en la toma de decisiones, el pensamiento, o en la creatividad.”

El objetivo último de estos programas en las guarderías y escuelas infantiles, es educar en la regulación efectiva de las emociones. Es decir, que los niños aprendan a usar estrategias efectivas para gestionar las emociones ante situaciones complicadas.

A la pregunta de  ¿qué programas existen?,  Isabel Ortín responde: “En Logos integramos un programa de educación emocional implementado por la universidad de Yale, es el programa Ruler. Un programa pionero en España que se integra en el curriculum educativo de los alumnos. Se trabaja para que los niños comprendan y regulen sus emociones desde los tres años.”

Ruler se trata del acrónimo de las palabras: recognize (reconocer), understand (entender), label (clasificar), express (expresar) y regulate emotions (regular las  emociones). Cada vez será más común compaginar este tipo de programas en escuelas infantiles de alto nivel, con otros como los de idiomas o la inmersión lingüística.

_ Entonces, ¿cómo se trabaja con los niños de forma práctica? “Durante las propias clases se les aporta a los alumnos una serie de herramientas para desarrollar conciencia de las emociones y aprender a nombrar de forma adecuada aquello que experimentan. Trabajamos el vocabulario emocional y aprendemos a crear estrategias para regular lo que sienten.”

_¿En qué situaciones reales puede ayudar a los niños? “Cuando los niños estén ante una emoción como el estrés, la frustración o el aburrimiento, pueden identificar y regular estas emociones y sus consecuencias, para evitar llevar a cabo una conducta inadecuada fruto de dichas emociones. Aprenden a regularse de forma adecuada en situaciones emocionalmente intensas, resuelven mejor los conflictos, mantienen relaciones más saludables y poseen un mayor bienestar físico y mental.”