Consejos para pintar la vivienda como un profesional

Cualquiera puede ser capaz de pintar la vivienda, todo lo que se necesita es paciencia, práctica y seguir estos útiles consejos, de hecho, tomar un enfoque demasiado simplista e improvisado puede convertir la simple pintura de una vivienda en un trabajo de pesadilla.

¿Cómo elegir el color correcto para pintar la vivienda?

Si no se sabe cómo pintar una pared o toda la habitación, un primer punto de partida es evaluar el color de las principales piezas de mobiliario que están en la habitación.
Se pueden elegir dos o tres colores de pintura que mejor se adapten a los muebles para tener un conjunto inicial de colores.

La preparación adecuada es esencial

Muy a menudo, en lugar de saber perfectamente cómo pintar una pared, es aconsejable saber cómo preparar mejor la pared para ser pintada ya sea para pinturas de interiores o pintura para fachadas.
Cada pared debe ser cepillada a la perfección para eliminar el polvo. Para ello, se puede usar un cepillo de cerdas duras.

Una vez que se ha limpiado la pared, es importante aplicar cinta de papel en los bordes y marcos de las ventanas y puertas antes de empezar a pintar la vivienda.
De hecho, los profesionales, siempre delimitan las secciones a pintar con cinta adhesiva de papel para evitar que se manche con áreas de otros colores o que necesiten otro tratamiento.

Mantener un borde de la pared húmeda

Unos de los errores que se debe evitar al pintar la vivienda ocurre cuando se forman rayas en las paredes debido a las capas de pintura acumulada. Esto sucede cuando se aplica una segunda capa de pintura, que ya está parcialmente seca.

En un clima cálido y seco, las pinturas pueden empezar a secarse en menos de un minuto. La clave para evitar este problema es mantener siempre un borde mojado cuando se pinta. De esta manera, cada golpe del rodillo siempre golpea la parte húmeda antes de que pueda secarse. Se podrá pintar fácilmente sin tener miedo de crear una acumulación de pintura.

¿Cómo guardar los pinceles y rodillos para tenerlos listos para usar?

Pintar la vivienda puede llevar varios días de trabajo, por lo que es esencial cuidar los pinceles y rodillos que se usan para pintar la vivienda. Sin embargo, limpiar los cepillos y rodillos después de un día de trabajo puede ser un poco tedioso.

Cuando se termine de pintar, se puede retirar el exceso de pintura de los rodillos y pinceles, envolviéndolos en un papel plástico común de grado alimenticio. Si es necesario, también se pueden usar varias capas, lo importante es tratar de sellarlas bien.

Una vez envueltos en plástico, guarda los rodillos y cepillos en la nevera para mantenerlos frescos.

Al día siguiente se puede empezar a pintar de nuevo sin tener que lavar todas las herramientas cada vez que se vaya a utilizar. De hecho, este pequeño truco permitirá mantener la pintura fresca y no dejarla secar durante la noche.

Por supuesto, una vez finalizada el trabajo definitivamente, se deben lavar las herramientas con agua y jabón para que sean utilizables en el futuro.

Usar la protección adecuada para las salpicaduras de pintura

La mejor manera de proteger la vivienda es usar grandes hojas de lona o cajas de cartón. Por otro lado, en el caso de las láminas de plástico, se tendrá que fijar con cinta adhesiva antes de empezar a pintar las paredes.

Otra ventaja del lienzo es que absorbe la pintura en lugar del plástico, que permanece húmedo y resbaladizo. De hecho, cuando se usa plástico, hay que tener mucho más cuidado si se usan escaleras para pintar la vivienda.

Nunca se debe ahorrar en equipos de pintura para el hogar

Muy a menudo la mayor parte del presupuesto para pintar el hogar se gasta en pintura pensando que una pintura de alta calidad significa automáticamente un trabajo bien hecho.
También es necesario tener pinceles y rodillos de alta calidad para pintar como profesionales.
Los pinceles y rodillos de alta calidad garantizan una mejor difusión de la pintura y no se tendrá que perder el tiempo aplicando la pintura varias veces.