Claves para elegir la mejor silla ergonómica en el hogar

La práctica del  teletrabajo  ha reactivado la necesidad de disponer de un adecuado entorno de oficina en casa, por ejemplo una buena silla ergonómica. Lo que antes de la pandemia era una necesidad restringida prácticamente a estudiantes ahora se ha generalizado, debido a las horas que dedicamos a conectarnos y a comunicar a través de las pantallas y evitar afectaciones por malas posiciones adoptadas al estar frente al ordenador,  siendo la columna vertebral la más afectada.

No todo el mobiliario que se califica como ergonómico puede estar diseñado adecuadamente para resolver las necesidades de apoyo que cada persona requiere al momento de permanecer sentado.

Para que una silla de oficina se pueda considerar verdaderamente ergonómica, es necesario que cada uno de sus elementos sea ajustable, es decir, que tanto el espaldar, como el asiento, e incluso los apoyabrazos se puedan graduar a una medida confortable para cada persona.

Los principales aspectos que se deben tomar en consideración al seleccionar una silla de oficina ergonómica son los siguientes:

  • Altura
    Es necesario que la silla de oficina permita regular la altura libremente en distintos puntos, para propiciar que el usuario descanse plenamente la planta de los pies en el suelo, mientras sus piernas forman un ángulo de 90° al permanecer sentado en la silla.
  • Profundidad
    El asiento como tal también debe contar con la característica de ajuste en sentido horizontal. Es decir, que se debe poder mover hacia adelante o hacia atrás para permitir que el mismo no quede presionando la pierna, de modo que se pueda propiciar la correcta circulación sanguínea. Para que una silla de oficina ergonómica funcione correctamente, debe permitir que quede una leve separación entre el borde del asiento y la parte trasera de la rodilla, sin que se pierda el ángulo de flexión de la pierna de 90°.
  • Soporte lumbar
    La forma del espaldar debe contar con una leve curvatura, que permita ofrecer un apoyo a la zona lumbar de la columna vertebral. Sin embargo, esta curvatura debe ser ajustable a través de un sistema reclinable, que permita que se pueda girar hasta conseguir el soporte confortable de acuerdo a las características de cada usuario.
    Teniendo en cuenta que algunas personas tienen curvaturas más pronunciadas en la columna vertebral que otras, el ajuste debe permitir una personalización de la silla ergonómica de manera equilibrada.
  • Función de balanceo
    Para permitir la variación de posturas durante las distintas horas laborales, es necesario que la silla ergonómica de oficina permita modificar la posición del espaldar, de modo que el usuario se pueda extender y reclinar cuando considere que debe realizar estiramientos.
  • Diseño curvo en los bordes
    Es indispensable que el borde frontal del asiento cuente con una curvatura suave que contribuya a evitar los puntos de presión en las zonas que permanecen en contacto constante con el cuerpo.
  • Densidad
    Para lograr que la silla ergonómica de oficina ofrezca funcionalidad por más tiempo, es necesario que se emplee en su fabricación material de relleno con una densidad media, evitando los componentes demasiado blandos que puedan perder su forma rápidamente.
    Esto permitirá un mejor soporte en las zonas de presión, sin que se genere una deformación de la postura ideal para cuidar la espalda.
  • Transpirabilidad
    Otro aspecto de gran relevancia para seleccionar una silla ergonómica adecuada, es que la misma se encuentre tapizada con materiales que ofrezcan transpirabilidad.
  • Facilidad de movimiento
    Es fundamental que la silla permita libertad de movimiento en distintos sentidos, por lo que los modelos más adecuados son aquellos que cuentan con 5 patas y ruedas en cada una de ellas, que permitan desplazarse en distintos sentidos para mejorar el desempeño de las labores en el escritorio.
  • Accesorios
    Algunos modelos incluyen accesorios para proporcionar el apoyo necesario en ciertos puntos críticos, como reposacabezas, o almohadillas lumbares; sin embargo, no todos estos elementos pueden ser apropiados para la silueta del cuerpo. Por lo que lo mejor será seleccionar aquellas sillas que permitan un ajuste adecuado, sin depender de elementos externos para su correcto funcionamiento.