Cinco consejos clave para sacar más partido al armario

El otoño ya está aquí y con él el cambio de armario. Es hora de guardar el traje de baño y sacar la ropa de abrigo, una actividad que no suele gustar demasiado realizar en los hogares españoles. Desde Menamobel, Ivana González Mena asegura que dedicamos al cambio de armario más de cuatro horas cada temporada. “Cambiamos el armario dos veces al año, coincidiendo con la llegada de la primavera y del otoño y solemos dedicar una mañana entera o incluso un fin de semana. Lo que nos llama la atención es la cantidad de prendas que descubrimos en el fondo del armario y que no nos hemos puesto nunca. Algo que sucede por la falta de orden y de espacio”.

Precisamente, es en este momento del año cuando se dispara la venta de armarios y de vestidores. Existen soluciones innovadoras capaces de duplicar el almacenaje y favorecer el orden en el dormitorio. Por ese motivo a la hora de realizar el cambio de armario desde Menamobel ofrecen cinco consejos clave para sacar más partido al espacio.

  1. En primer lugar, disponer de suficientes baldas y cajoneras. Es fundamental que al margen del colgador para perchas el armario disponga de estanterías y cajones. “La ropa interior y los calcetines deben tener su propio espacio, así como las camisetas. Distribuir de forma correcta las baldas nos ayudará a tener todo más organizado, además de un simple vistazo sabremos donde está cada cosa”.
  2. Otro consejo práctico es que los armarios lleguen hasta el techo. Los muebles altos ofrecen más espacio de almacenaje. En la parte superior se pueden colocar de forma organizada las prendas que no son de temporada, de forma que cuando llegue el momento del cambio de armario será tan sencillo como bajar las que están arriba y subir las que están abajo.
  3. Aprovechar los rincones. “Las habitaciones pequeñas disponen de poco espacio, pero hay que saber aprovechar lo que tenemos. Los armarios rinconera son una solución muy creativa y nos brindan más posibilidad de almacenaje”.
  4. Convertir el armario en un vestidor. Cambiar un viejo armario por un vestidor es tan sencillo como combinar distintos módulos y dejar el espacio abierto, sin puertas. “De esta forma la ropa y los complementos están a la vista lo que favorece el orden”.
  5. Transformar una habitación en vestidor. “En muchos hogares aún es habitual disponer de un cuarto de invitados”. Una habitación a la que se le da muy poco uso y que se puede aprovechar para multiplicar el espacio de almacenaje.

La clave del cambio de armario está en la organización y en saber aprovechar cada centímetro de espacio disponible. Además accesorios tan útiles como pantaloneros, corbateros o joyeros ayudaran a que sea más fácil tener todo en su sitio.