El 47,9% de los hogares monoparentales españoles en riesgo de exclusión o pobreza,

La Fundación Adecco ha realizado el Informe Monoparentalidad y Empleo, para sensibilizar y profundizar sobre la situación y los retos que viven los más de 1,5 millones de hogares encabezados por mujeres con responsabilidades no compartidas en España. Además, este año cuenta, por primera vez, con el apoyo de la Conselleria de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación de la Generalitat Valenciana. Para ello se ha realizado una encuesta confidencial a 170 mujeres con responsabilidades no compartidas y el conocimiento de consultores en integración laboral de la Fundación Adecco.

8 de cada 10 hogares monoparentales están encabezados por una mujer

La monoparentalidad no es una categoría homogénea sino una estructura familiar que responde a diversas situaciones y que se da, cada vez más, en nuestro país. Aunque se trata de un término frecuente, su definición no está consensuada y en ocasiones genera cierta confusión.

Se considera un hogar monoparental aquel que, por diversas situaciones, está formado por un adulto —madre o padre— y uno o varios hijos que dependan económicamente de un solo progenitor. Algunas son resultado de una opción voluntaria y elegida; en cambio otras, son la consecuencia de circunstancias no deseadas. Basándose en la causa que ha originado dicha situación, cada hogar monoparental es bastante particular y responde a unas características propias. Sin embargo, también tienen una serie de características comunes.

Actualmente estas familias ya representan el 10,1% de los hogares en España, un porcentaje que sigue aumentando a medida que pasa el tiempo como ilustran los gráficos a continuación. El mayor peso sigue siendo el de la familia prototípica: pareja con hijos que conviven en el hogar (34%), seguido de un 25,5% de hogares unipersonales, una cifra que aumenta año tras año, al igual que el número de hogares monoparentales.

Crítico riesgo de pobreza para las familias monomarentales

Según el informe FOESSA, en los últimos 5 años se ha producido una mejora sustancial de la situación social de España. Sin embargo, los hogares monoparentales por sus características intrínsecas están especialmente sobrerrepresentados en la exclusión social.

Además, se constata también que tener hijos en hogares con un solo adulto a cargo incrementa notablemente el riesgo de exclusión del mercado laboral y como consecuencia de pobreza y exclusión social. Las cifras del Informe #Monomarentalidad y Empleo evidencian esta tendencia y es que el porcentaje de ocupación laboral en mujeres que se ocupan solas de su familia disminuye a medida que aumenta el número de hijos por hogar.

Así, la relación entre pobreza, exclusión social y hogares monoparentales es clara ya que estos hogares están expuestos a un triple factor de vulnerabilidad:

  • Sexo
  • Grandes cargas económicas y emocionales no compartidas
  • Estigma social