El 44% de los españoles que busca vivienda no encuentra un inmueble que pueda pagar

El incremento del coste residencial ha comenzado a influir en las transacciones inmobiliarias, convirtiendo el aspecto económico en uno de los principales retos a la hora de buscar vivienda. Así lo demuestra el V Estudio Casaktua ‘La demanda de vivienda en España. 2019, ¿el año de la estabilización del sector?’, que refleja que los españoles que tienen previsto mudarse a corto o medio plazo no encuentran nada que se adapte a sus necesidades (46%) o que puedan asumir económicamente (44%).

Desciende la intención de mudarse en propiedad y en alquiler

El 22% de los españoles tiene intención de cambiar de inmueble próximamente: el 15% busca una vivienda en propiedad y el 7% en alquiler. Estas cifras suponen un descenso de 15 puntos con respecto a 2018, cuando el deseo de trasladarse era del 37% (24% compra y 13% alquiler).

Las conclusiones del V Estudio de Casaktua muestran que el precio del inmueble es el factor más determinante a la hora de comprar. El 72% (67% en 2018) reconoce que es lo que más influye en el proceso de decisión, seguido de la cuota hipotecaria estimada que deberá pagar (39%). Las condiciones de contratación de la hipoteca y la situación laboral son los aspectos que más han crecido, al pasar de un 30% a un 37%, y de un 24% a un 34%, respectivamente.

Por su parte, el 58% de los que va a alquilar reconoce que en realidad preferiría comprar, pero no lo hace porque sus circunstancias económicas no lo permiten. Y es que, ahora mismo, casi el 57% de los españoles opina que vivir en alquiler es tirar el dinero y que una vivienda en propiedad es la mejor herencia que se puede dejar a los hijos (63%).

El ahorro y el presupuesto de los españoles desciende con respecto a 2018

A medida que la economía, las expectativas de empleo y el salario se han ido recuperando en los últimos años, la tasa de ahorro de las familias ha ido descendiendo (INE y Banco de España). Un aspecto que también ha afectado al acceso a una vivienda en propiedad. Tal y como reflejan los resultados, el ahorro medio de los españoles para la compra es de 58.630€, lo que supone un descenso del 20% con respecto al año pasado: 72.917€.

¿Qué medios financieros piensan utilizar para la compra?

En el momento de hacer frente al pago de una vivienda, lo más habitual es recurrir a la hipoteca (63%). Esta opción gana partidarios: en 2018 era del 54%. El interés fijo es la apuesta principal frente al variable: 64% vs 36%.

Las otras opciones son los ahorros propios (41%), la venta de otra vivienda (26%) o de alguna otra propiedad inmobiliaria (17%) y la ayuda familiar (9%). Esta última alternativa está presente, sobre todo, en aquellos compradores más jóvenes (25-34 años).

Por otro lado, el conocimiento del proceso hipotecario es menor al de años anteriores, con una calificación media de 5,7 sobre 10, frente al 6,5 obtenido en 2018. En cuanto a la necesidad de aval bancario, crece el porcentaje de personas que piensa que no se lo van a pedir: pasa del 39% al 47%.

El alquiler y la cuota hipotecaria suben un 14% respecto a 2018

El coste promedio que están pagando actualmente las personas que residen en alquiler es de 535€/mes, un 14% más que en 2018. Un incremento similar al de la cuota hipotecaria, que ha pasado de los 442€/mes a los 505€/mes. Estas cantidades confirman que el alquiler continúa siendo un 6% más caro que la propiedad. Un desfase que, previsiblemente, aumentará. Según reconoce el 8% de los inquilinos, su casero les subirá en breve una media de 75€ al mes. El 13% ya ha experimentado este incremento. En concreto, unos 53€ de media.

Si se comparan las regiones con mayor población, el gasto destinado a la hipoteca es más elevado en Comunidad de Madrid (560€) y Cataluña (559€). Con respecto al alquiler, Comunidad de Madrid (647€), Cataluña (633 €) y Andalucía (539€) serían las más costosas.