Cómo limpiar el árbol de Navidad

El árbol de Navidad estará presente en la muchos hogares ahora que la Navidad está cada vez más cerca y hay que pensar la mejor manera de adornar la casa para crear un ambiente mágico durante estas fechas. Una investigación científica publicada en el Journal of Environmental Psycology, sugiere que las personas que decoran y preparan las Navidades con antelación son más felices. En este sentido, uno de los grandes clásicos de estos días en los diferentes hogares es adornar el árbol de Navidad. Pero antes de colocarlo es fundamental limpiarlo, ya que en la mayoría de casos el árbol artificial lleva un año guardado en el trastero o el garaje, y ha acumulado mucho polvo.

En Tot-Net, una de las principales empresas de servicios de limpieza de España, recomiendan una serie de consejos para llevar a cabo con éxito esta tarea.

  • Sacar el árbol de Navidad de la caja, y montar la base al suelo. Poco a poco hay que ir montando el árbol, extendiendo las ramas del mismo. A continuación, hay que pasar la aspiradora con la boquilla para tapicería y velocidad al mínimo, desde las ramas superiores a las inferiores, en forma de círculos.
  • Darle brillo con agua. Llega el momento de dar un pequeño baño al árbol. Es por ello, que hay que llenar un cubo de agua tibia con un poco de detergente suave, vigilando no excederse con la cantidad para que no se forme demasiada espuma. Posteriormente, se humedece un trapo, y se limpia cada una de las ramas en forma de círculos. Es importante enjuagar el paño con frecuencia, para evitar esparcir el polvo mojado a otras partes del árbol.
  • Dejar secar el árbol. El último proceso de limpieza, es trasladar el árbol al aire libre unas 24 horas, hasta que la humedad haya desaparecido, y esté seco por completo. Con el árbol limpio, llega el momento de poner los adornos. Para que estos reluzcan como el primer día, se aconseja pasar una bayeta con un poco de agua y jabón, y posteriormente dejarlos secar. Por último, en caso de decorar con luces el árbol navideño, hay que cerciorarse que todas las ramas estén secas.