LAS VIVIENDAS CON MEJOR EFICIENCIA ENERGÉTICA PAGARÁN MENOS IBI

A partir del 1 de junio de 2013 todas las viviendas en venta o en alquiler debían disponer de un certificado de eficiencia energética. Sin embargo no son pocos los hogares que se han resistido a emprender el trámite aún a riesgo de sanciones que van desde los 300 hasta los 6.000 euros.

Para aquellos que se enfrentan de acuerdo a las nuevas circunstancias de su vivienda al deber de realizar el certificado energético pueden despejar sus dudas en el siguiente documento del Ministerio de Industria, Energía y Turismo .

Lo cierto es que aún predomina la idea de que es un mero trámite burocrático de carácter obligatorio pero con poco valor en la práctica. Situación que probablemente cambie a mejor a partir de la nueva iniciativa del Gobierno del Estado español.

Con la aprobación de los Presupuestos Generales del 2016 se prevé introducir una normativa que incentive la eficiencia energética en los inmuebles urbanos con rebajas sobre el IBI de vivienda. Para ello se manejan distintos porcentajes máximos de bajada en función del grado de eficiencia. De esta manera para aquellos que tengan una calificación energética de máxima eficiencia (A), la reducción será de hasta un 20%; si es B, la máxima rebaja será del 16%; para los inmuebles que tengan un certificado C puede llegar al 12%; el D, hasta el 8% mientras que el E tendrá una rebaja máxima del 4%.

En  declaraciones a Europa Press  la consultora energética Tinsa celebra esta decisión que ve “muy efectiva” ya que cumple un doble propósito: concienciar sobre la eficiencia energética y recompensar a quien es más eficiente.
“Este tipo de medidas permitirá a las administraciones afinar el conocimiento del estado de su parque de viviendas y, por tanto, ser más efectivos en el desarrollo e implantación de las políticas energéticas que deben llevar a cabo”, explican.

A su vez los beneficios fiscales abren la puerta a que los propietarios perciban que una mejor eficiencia energética es bueno para ellos y todos valorando que también puede impactar positivamente en sus bolsillos.