Las filtraciones de agua en el hogar

En este artículo recopilamos información sobre las filtraciones de agua en el hogar a partir de los consejos de Murprotect, una empresa que especializada en su prevención. Los últimos meses han sido especialmente lluviosos en España, se han batido récords históricos en zonas donde no son habituales lluvias tan frecuentes e intensas, por lo que el problema de las filtraciones se ha incrementado notablemente respecto a otros periodos de menor pluviosidad.

El agua se puede filtrar de dos formas:

  1. Filtración de agua de lluvia (en las paredes y a través del techo)
  2. Filtración lateral, siendo los garajes, sótanos y plantas bajas las estancias más comunes a sufrirlas. Las filtraciones laterales aparecen cuando el agua que está al otro lado de un muro, penetra en el edificio a través de la pared de forma lateral, motivo por el cual todas las habitaciones en contacto directo con la tierra sobre la que esté construida el edificio son muy sensibles a padecer este tipo de humedades.

Los problemas consecuencia de las filtraciones van desde inundaciones hasta el deterioro de revestimientos o la aparición de manchas de humedad y salitre en la pared. Sin embargo, el problema más grave es la degradación progresiva de los materiales de construcción (ladrillos, hormigón, morteros…). incluso la armadura de forjados, vigas y pilares pueden oxidarse.

Es importante detectar cuanto antes la posible filtración. Algunos de los indicios son:

  • Pintura que se desprende de la pared
  • Techos mojados
  • Carpintería podrida
  • Aparición de manchas en paredes interiores
  • Aparición de salitre
  • Agua que se filtra por las paredes
  • Hongos y olor desagradable

En cuanto a las deficiencias en la construcción que pueden originar las filtraciones de agua, las más comunes son:

  • Canaletas tapadas o un techo cubierto de musgo.
  • Fugas
  • Problemas de aislamiento
  • Grietas en techo o paredes
  • Construcciones demasiado antiguas
  • Techos planos
  • Materiales de construcción obsoletos o podridos

Las filtraciones laterales se originan por la presión hidrostática que ejerce el agua sobre el muro, haciendo que el agua penetre al interior a través de los poros y grietas existentes en los materiales.

El agua que se filtra contiene sales minerales disueltas que provienen de la tierra exterior, que al alcanzar el interior de la vivienda, se depositan en las paredes formando manchas de salitre, que además de convertirse en un claro problema estético, aceleran la degradación de la estructura del edificio, poniendo en peligro la integridad del mismo y de los que allí habitan.