El índice IRPH podría reclamarse tras la próxima sentencia del TJUE

El Tribunal de Justicia Europeo (TJUE) se reunió el 25 de febrero para abordar  la nulidad del índice de referencia de préstamos hipotecarios (IRPH). De aprobarse la posibilidad de reclamación del IRPH esto podría suponer a la banca el desembolso de cantidades de entre 7.000 a 44.000 millones de euros.

La reunión del Tribunal de Justicia Europeo ha tratado de arrojar luz respecto a tres aspectos fundamentales:

  • Sobre las obligaciones de información:
    Se debe exigir al banco o caja de ahorros entregar e informar al cliente, antes de firmar el préstamo, sobre el funcionamiento del índice IRPH, su evolución a lo largo del tiempo, y una comparación con respecto a otros índices.
  • Sobre la transparencia: Se debe valorar si ha habido transparencia tanto en el propio índice como en su comercialización. Por un lado, el índice IRPH ha sido fuertemente criticado por ser manipulable ya que no ha habido controles suficientes por parte del banco de España. El IRPH de cajas se calculaba a partir de los datos facilitados por las mismas cajas cada mes y no eran contrastados.
  • Sobre la retroactividad: La sala debe pronunciarse sobre la retroactividad limitada o total al igual que sucedió con las cláusulas suelo. Si considera la cláusula nula, se debe fijar un índice sustitutivo por acuerdo entre las partes (puede estar ya determinado en las propias escrituras a otro índice como el Euribor), o a falta de éste, será el juez quién lo fije.

¿Qué ocurre si la sentencia del TJUE es favorable?

El día que se conozca la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo y aunque ésta sea favorable para los usuarios, no significa que se vayan a devolver las cantidades sin acudir a la vía judicial.

A la vista de otras cláusulas abusivas aplicadas por los bancos, según el portal de servicios jurídicos Reclamapormi.com , es conveniente interponer demanda judicial para obtener una sentencia favorable, ya que después de reclamar los gastos hipotecarios que dan la razón al cliente prácticamente en el 100% de los casos tras la interposición de una demanda, los bancos siguen sin aceptar el hecho de que el caso está perdido llegando a recurrirlo incluso a segunda instancia.