El Gobierno y los ayuntamientos vascos podrán expropiar las casas vacías

La ley vasca de la Vivienda ha sido avalada por el Tribunal Constitucional. La noticia es relevante porque la citada ley incluye la capacidad de expropiar viviendas que se consideren deshabitadas, siempre que estén ubicadas en zonas donde exista demanda de vivienda social.

En cambio el Tribunal Constitucional no ha avalado otro artículo de la misma ley que contemplaba la expropiación temporal urgente de pisos afectados por procesos de desahucios en ejecución hipotecaria o impago de los alquileres.

La noticia ha generado preocupación en el sector inmobiliario, aunque de todas formas el Gobierno Vasco ha aclarado que el visto bueno del Constitucional, no generará un alud de expropiaciones. Las condiciones para expropiar que ya pueden activarse quedan limitadas a las casas que lleven más de dos años desocupadas sin una causa justificada y que, como hemos adelantado más arriba, estén ubicadas en zonas con una elevada demanda de vivienda social. Solamente en esos casos, la Administración podrá ponerlas a disposición del mercado de alquiler social.
En su conjunto, en el último censo del año 2015 los datos indican que en el País Vasco existen unas 86.000 viviendas vacías, es decir, en torno al 8% del total. De dicha cifra, un tercio son casas de temporada, mientras que el resto (unas 59.000) están clasificadas como deshabitadas.

Sin duda el problema a resolver para aplicar esta ley será establecer el criterio que establece que una residencia se encuentra deshabitada. No siempre será fácil detectar circunstancias como la segunda residencia, o bien el traslado temporal de los propietarios por circunstancias laborales, de salud o familiares. Por ese motivo, antes de que se declare que una casa está vacía, la administración debe abrir un expediente, comunicar con los propietarios y contrastar si el inmueble cumple con los requisitos que permitan la expropiación forzosa.