¿Freidora sin aceite?

Las patatas fritas son de los alimentos de comida rápida más elaborados en todo el mundo. Sin embargo, es normal preocuparse por la forma de cocinar estos alimentos, ya que un consumo excesivo de alimentos con grasa pueden producir numerosos problemas de salud.

Las sartenes y freidoras utilizan el aceite para cocinar los alimentos. Para que las patatas fritas sean crujientes y apetitosas deben sumergirse en gran cantidad de aceite durante su cocción, con lo que captan grasa y por lo tanto, calorías.

Freidoras sin aceite: hasta un 80% menos de grasa

Una buena alternativa para los que no quieren renunciar a las  patatas fritas y seguir una dieta sana y equilibrada en cuanto a las calorías ingeridas es la freidora sin aceite. En comparación con una freidora tradicional, las patatas fritas cocinadas con estos electrodomésticos  contienen hasta un 80 % menos de grasa. 

En realidad una freidora sin aceite funciona como un horno, cocina a través de la circulación de aire caliente.

En el blog especializado en la prueba de electrodomésticos  Lecuiners, nos indican las 4 principales ventajas de este electrodoméstico:

  • La reducción de calorías extras que aporta el hecho de freír en aceite o grasas al alimento que estás cocinando
  • La reducción del tiempo para cocinar y el hecho de que puedas programar tiempo y potencia
  • La reducción del gasto energético comparándolo con una cocción al horno (la tecnología más parecida)
  • Facilidad de limpieza, nada que ver con limpiar una freidora tradicional.

Sin embargo no faltan argumentos en contra, especialmente en cuanto al sabor y a la capacidad de cocción homogénea que proporcionan las freidoras convencionales.

Según informa la OCU en una prueba de este tipo de freidoras, la duración total del proceso es más larga, producen más ruido y aunque usan poco aceite, el riesgo de que el nivel de acrilamidas (sustancia cancerígena) puede ser elevado, ya que la temperatura del proceso de cocción es superior.