CASAS EN LA COSTA A PRECIO DE SALDO

Villa mediterraneaNo hace tanto era una opción seguida por los nuevos ricos y clase media holgada hoy es una posibilidad al alcance de ahorradores comunes. Comprar una segunda vivienda en la costa no tiene que ser un lujo prohibido, quienes han sobrevivido a la crisis sin estrechar demasiado su bolsillo contemplan con buenos ojos la posibilidad de invertir sus ahorros a buen recaudo y pie de playa.

Son un tipo de cliente aún joven entre 40-45 años que quieren comprar un inmueble en la costa con el deseo de trasladarse en el futuro una vez vendida su habitual residencia o incluso vender la casa de la playa si la compensación es mayor. Se trata de una inversión que saben segura aprovechando que todavía hay en el mercado buenas ofertas a precios muy inferiores a los de hace unos años. Debido a las previsiones del futuro que depositan sus clientes a este fenómeno de plena moda se le ha bautizado “plan de pensiones de ladrillo” tal y como aseguran en la revista financiera El boletín 

De la misma manera también son cada vez más los treintañeros que se deciden en pareja a abordar la compra de esta vivienda aprovechando en según qué zonas de playa una hipoteca más asequible. No es descabellado pensar que la gente haya perdido el miedo a comprar teniendo el dinero y valorando que estas inversiones son de riesgo bajo pues resulta casi imposible que lleguen en algún momento a bajar más de precio. En concreto hay zonas como la costa levantina que se ha devaluado el coste hasta el 50 %.

Castellón, Valencia, Alicante y Murcia, provincias donde adquirir propiedades como si fueran auténticas gangas tal y como señala también el portal inmobiliario Idealista  con una compilación de los 28 apartamentos en primera línea más baratos en estas ubicaciones y también otras del resto de España, desde 38,000 euros que es el más barato,  un estudio en Playa de Los Locos (Alicante).