¿Bañera o ducha?

Cada vez es más común la sustitución de la bañera por un plato de ducha. En este artículo recopilamos los argumentos de una de las partes interesadas en el cambio de bañera por ducha, la empresa Duchanova.

Más allá de los lógicos intereses comerciales, es cierto que existe la tendencia de sustituir las viejas bañeras por duchas, y esta tendencia se explica por algunas ventajas evidentes:

  • La limpieza.  Las bañeras cuentan con huecos y esquilas que pueden dificultar la tarea de desinfección. Limpiar un plato de ducha supone un ahorro de  tiempo y recursos ya que su saneamiento resulta mucho más sencillo.
  • La seguridad.  Las personas de una cierta edad y con dificultades motrices agradecen las facilidades a la hora de realizar sus tareas diarias, entre ellas la ducha. Entrar en una bañera entraña el riesgo de caídas y una dificultad para personas con movilidad reducida.
  • La bañera se creó con el fin de sumergirse en ella, y aunque es cierto que en algunos momentos es recomendable y necesario darse un baño, la coyuntura medioambiental, el ahorro de energía y además la falta de tiempo con la que se cuenta para podernos dar este tipo de caprichos hace que las bañeras hayan perdido ese uso y casi siempre se utilizan para ducharse.
  • El espacio y el diseño es otro factor a tener en cuenta cuando se quiere realizar un cambo de bañera por plato de ducha. Gracias al segundo, se consigue un aumento del espacio para el baño.
  • El ahorro en cuanto al consumo de  agua y energía es evidente.  Un baño puede llegar a consumir  200 litros de agua en cambio tomar una  ducha consume  unos 80 litros de promedio, no llegando a superar los 120.
  • Respeto al medio ambiente gracias a la disminución de CO2: Los estudios más recientes han demostrado, que se expulsan al aire hasta 175 gramos de CO2 por cada metro cúbico de agua, datos necesarios para entender las razones que nos llevan a gestionar mejor el tiempo de duración de las duchas.

La gran superficie del bricolaje, Leroy Merlin, también recomienda el cambio de bañera por plato de ducha y ofrece información útil para abordarlo, según publica en su blog es una obra muy sencilla que solo llevará un día de trabajo:  ”Lo mejor es colocar un plato que tenga la misma medida que tenía la bañera. De esta manera, contarás con un espacio amplio para desenvolverte sin problemas. Te recomendamos que coloques un plato de resina, ya que es el que mayores propiedades antideslizantes tiene. Si es extraplano, mejor”